Reverse mentoring

En 1999, el antiguo CEO de General Electric Jack Welch popularizó el concepto de “reverse mentoring” o mentoría inversa.

Su proyecto piloto incluyó la participación de 500 empleados senior y junior emparejados, con el propósito de incentivar que los segundos para que ayudaran a los primeros en todo lo concerniente a los avances y herramientas tecnológicas.

Lectura recomendada:

10 Términos que debes conocer para no quedarte atrás en la transformación digital de tu empresa

Actualmente, esta práctica implica la inversión del planteamiento tradicional de mentoring, con el objetivo de favorecer que las nuevas generaciones ayuden a los empleados de más experiencia en su adaptación a la transformación digital.

Además, también supone un mecanismo para facilitar el liderazgo y la gestión de equipos multigeneracionales.

De hecho, este tipo de iniciativas son factibles en casi cualquier empresa, gracias a la confluencia de múltiples generaciones en el puesto de trabajo. Pero eso no significa que sea fácil de implementar.

Claves para el éxito del mentoring inverso

Conviene tener presente que el éxito en las iniciativas de mentoring inverso depende de la existencia de una verdadera voluntad por incorporar la visión de los empleados más jóvenes en la estrategia de la empresa, y dotar a los directivos de una perspectiva práctica de las nuevas tendencias y tecnologías.

Para ello, es imprescindible:

  • Contar con la aceptación e involucración decidida por parte de los directivos y empleados senior, quienes deben asumir el rol de mentee.
  • Ligar las iniciativas a objetivos de negocio específicos.
  • Cuidar con atención la combinación de la pareja de empleados, para garantizar un buen entendimiento.
  • Y establecer guías de actuación y objetivos concretos.

Beneficios del mentoring inverso

Sobra decir que la aplicación con éxito de este tipo de iniciativas repercute muy positivamente en el negocio.

Retención del talento

Según las cifras del informe “2018 Deloitte Millennial Survey”, publicado por esta consultora, las empresas afrontan una importante crisis de retención de talento.

El 43% de los Millennials tiene previsto dejar su puesto de trabajo en un periodo de dos años.

Las nuevas generaciones demandan una mayor disponibilidad del conocimiento y la adquisición de nuevas habilidades, así como un plan de desarrollo de carrera bien definido.

El mentoring inverso es uno de los recursos que mayor eficacia ha demostrado a la hora de incrementar la retención del talento más joven en las empresas.

Gracias a la inversión de la jerarquía y una mayor exposición a una red de contactos y opciones de carrera, los empleados más jóvenes se sienten más valorados, reconocidos e involucrados en la empresa.

Mayor inclusión y diversidad social

Una de las tendencias más pujantes en el ámbito de la gestión de recursos humanos es la creación de lo que se denomina “fuerzas de trabajo líquidas”, que tienen una mayor capacidad para aprender nuevas habilidades, afrontar proyectos complejos y reaccionar con mayor resiliencia y rapidez frente al cambio.

Aquellas empresas que son capaces de lograr una mayor inclusión y diversidad entre sus directivos y empleados logran también crear una organización más “líquida” y adaptable a los cambios.

El mentoring inverso es una excelente manera de integrar a los empleados más jóvenes, compartiendo sus habilidades, conocimientos y perspectiva con aquellos directivos encargados de liderar la estrategia del negocio.

Transformación digital acelerada

El informe “Industria 4.0”, publicado por PwC (PricewaterhouseCoopers) puso en evidencia que tan sólo el 33% de las empresas industriales a nivel global han logrado alcanzar un nivel de transformación digital avanzado.

Por su lado, el “3º Estudio de Competencias Digitales en la Empresa Española”, publicado en 2018 por ICEMD y Millward Brown, advirtió acerca del profundo desequilibrio en las competencias digitales adquiridas por las empresas de nuestro país.

Estas han hecho un importante esfuerzo en términos de ciberseguridad, atención al cliente, ecommerce e incluso Big Data.

Sin embargo, sufren un importante retraso en otros ámbitos clave de la transformación digital.

Lecturas recomendadas:

Cibercrimen y deficiencias en la seguridad de la información

Cómo rentabilizar el Big Data

Gracias al mentoring inverso, es posible acelerar el ritmo de adaptación a los cambios propios de la economía digital, valiéndose de unos empleados más jóvenes y conectados con las nuevas tecnologías.

El “reverse mentoring” fue incluido en 2017 por la revista Real Estate Market & Lifestyle como una de las 20 principales tendencias internacionales en el espacio de trabajo.

Sin duda, es una excelente manera de sacar más partido del talento presente en la empresa, crear un entorno de trabajo más armonioso, y proyectar el negocio hacia el mundo digital.