Cómo rentabilizar el Big Data

De acuerdo con la consultora Forrester, el mercado del Big Data ha superado los 31,000 millones de dólares en 2018, y la firma Wikibon estima que, en el 2027, su valor habrá alcanzado los 103,000 millones.

La mayor parte de directivos no son ajenos a la creciente importancia de esta tecnología. De hecho, según Accenture, el 79% de los encuestados consideran que no implantar el Big Data en su negocio puede suponer la pérdida de su posición en el mercado, o incluso la desaparición de su negocio.

El Big Data supone un importante paso en la transformación digital de cualquier negocio, así como una excelente oportunidad para aventajar a la competencia. Además, gracias al desarrollo de la Inteligencia Artificial, las empresas tienen ahora la posibilidad de utilizar soluciones de análisis predictivo que están cambiando por completo la forma en la que se toman las decisiones de negocio.

Lecturas recomendadas:
Inteligencia artificial también para pymes
Los 5 errores más comunes de la digitalización de las empresas
Cómo puede ayudar el Big Data a las exportaciones de tu empresa
Lo que sigue, son algunas de las principales oportunidades para rentabilizar el Big Data dentro de tu negocio.

Toma de decisiones basadas en datos

La utilización de algoritmos predictivos basados en Inteligencia Artificial (IA) permite tomar el Big Data al que tiene acceso tu organización y descubrir insights imposibles de detectar de otra manera.

Esto ha permitido a empresas de múltiples sectores transformar por completo sus procesos de toma de decisiones de negocio, multiplicando su eficiencia.

Por ejemplo, en el ámbito del marketing digital, el MIT publicó en 2014 un caso de éxito de una compañía de telecomunicaciones, denominado “Big Data-Driven Marketing: How machine learning outperforms marketers’ gut-feeling”.
De acuerdo con el informe, la utilización de una solución de análisis predictivo basado en Big Data e IA permitió incrementar en 12,84 veces los ratios de conversión de las ofertas comerciales de la empresa, y en un 65% los ratios de renovación del servicio.

Creación de productos sensibles al cliente

Hasta ahora, el diseño de productos ha descansado en las tradicionales técnicas de análisis de audiencias y mercados. En definitiva, ha dependido de la opinión expresada por los clientes frente a las ofertas y productos.

Sin embargo, el Big Data y la IA están cambiando por completo la forma en la que se desarrollan los productos. Ahora, es posible predecir con sorprendente precisión cuál será la respuesta de los clientes y consumidores frente a un determinado diseño, prestaciones o propuesta de valor del producto.

Control del cibercrimen

El cibercrimen tiene muchas caras y ha demostrado capacidad para perjudicar a cualquier tipo de empresa, con independencia de su tamaño o sector.

Es más, según la firma IDC en su informe “Business Continuity”, publicado en 2015, el coste medio de un ciberataque sufrido por una pyme se cifra entre los 82,000 y los 256,000 dólares, y la supervivencia del negocio ni siquiera está garantizada.

Las nuevas herramientas de reconocimiento de vídeo, NLP (procesamiento del lenguaje natural), y control de identidades y accesos cuentan ahora con motores de IA que recurren al análisis del Big Data.
Esto les permite anticipar y detectar con rapidez la vulneración de los sistemas informáticos de la empresa, evitando la comisión de crímenes informáticos.

Incremento en la eficiencia de los procesos

Cualquier proceso ejecutado dentro de una empresa es susceptible de optimización.

Normalmente, las herramientas de Business Intelligence –en comunión con la batería de soluciones habituales de gestión como los ERPS, CRMs, Gestores de RR.HH. y demás- han ayudado a los gestores de negocio a supervisar el funcionamiento de la empresa, y definir los procesos internos.

La IA, sin embargo, ha permitido dar un salto cualitativo en las prestaciones de este tipo de soluciones.
Según la publicación de Harvard Business Review “How companies are already using AI”, esta tecnología está permitiendo, entre otras cosas:

  • Automatizar procesos, reduciendo la carga de trabajo en la gestión de producción.
  • Supervisar de forma óptima el cumplimiento de las políticas internas, así como la normativa reguladora de la actividad del negocio.
  • Resolver problemáticas de gestión de clientes.

Reducción de costes y optimización del Time-to-market

Por último, y en consonancia con los expuesto anteriormente, un mejor análisis de datos permite predecir la evolución del mercado, así como la idoneidad para el lanzamiento de productos, el volumen de fabricación, el abastecimiento del inventario, y cualesquiera otros aspectos que determinen los costes y el PRI (Periodo de Recuperación de la Inversión).

Tal y como lo describió el BCG (Boston Consulting Group) hace ya algunos años, está teniendo lugar una “oleada de Big Data”, mediante aplicaciones y ecosistemas completos que están cambiando los modelos de negocio. Asegúrate de que el tuyo no se quede atrás.