Skip to content

Diversificación, mejora y retos de la balanza comercial de frutas y hortalizas españolas

Frutas y hortalizas

De acuerdo con las cifras de la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas vivas (FEPEX), tanto las exportaciones como las importaciones de frutas y hortalizas se han incrementado durante 2021.

Evolución de las importaciones de frutas y hortalizas

A la espera de contar con los resultados de cierre de ejercicio, el volumen de importaciones de frutas y hortalizas se incrementó en un 6,3% durante los primeros 10 meses de 2021. Esto representa un total de 2,9 millones de toneladas de producto, así como 2.674 millones de euros, un 4% más de valor respecto al año anterior.

Más concretamente, las compras de hortalizas se elevaron hasta los 1,2 millones de toneladas, valoradas en 694 millones de euros. La patata, con 660.223 toneladas, lideró el volumen de importaciones, seguida del tomate (148.009 T), la judía verde (92.260 T) y la cebolla (91.407 T).

No obstante, han sido las frutas las que más impacto han tenido en la balanza comercial. Hasta el mes de octubre, las compras se incrementaron en un 10% hasta alcanzar los 1,7 millones de toneladas. En total se adquirió género por valor de 1.980 millones de euros, que supuso un 4% más respecto al año anterior.

El plátano fue uno de los principales protagonistas, con un aumento del 18% en el volumen de las compras, hasta sumar 304.738 toneladas. Sin embargo, fue la adquisición de aguacate la que experimentó una mayor subida, con un 26% y un total de 194.537 toneladas.

Otras frutas también contribuyeron al aumento de las compras, como fue el caso de la manzana (151.406 toneladas T), la piña (135.408 T), el kiwi (130.815 T) y la sandía (112.397 T). Por el contrario, las compras de naranja mermaron un 9%, hasta las 166.214 toneladas.

Evolución de las exportaciones de frutas y hortalizas

Afortunadamente, las ventas en el exterior también se beneficiaron de un aumento del 4% de la facturación, hasta contabilizar 15.200 millones de euros.

En términos de volumen, las exportaciones solo crecieron un 1%, con un total estimado de 13,3 millones de toneladas. 

Sin embargo, la inflación parece haberse instalado con fuerza en los mercados exteriores.

Principales desafíos para el sector de las frutas y hortalizas en 2022

Con el inicio del nuevo ejercicio, toca afrontar retos de cuya resolución depende la futura competitividad del sector. 

Reforma de la Política Agrícola Común (PAC)

A finales de 2020, el Consejo de la Unión Europea aprobó la reforma de la PAC, cuyo periodo comienza en 2023. Cuenta con un total de 390.000 millones de euros en ayudas.

De acuerdo con la FEPEX, el nuevo Plan Estratégico del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) debería contribuir a que todos los productores de frutas, hortalizas frescas, flores y plantas vivas puedan acceder a dichas ayudas, dejando atrás los problemas discriminatorios actuales.

Competencia de productores fuera de la Unión Europea

Otro de los grandes retos para el sector es el relacionado con las importaciones provenientes de terceros países. A menudo, las condiciones de producción, así como las normativas medioambientales y laborales, son más laxas que las propias de la Unión Europea.

Esto se traduce en una notable diferencia en la competitividad de los precios y un desequilibrio en la balanza comercial.

La Unión Europea importa frutas y hortalizas de terceros países por valor de 17 millones de toneladas, mientras que exporta un total de 5 millones de toneladas. En el caso de España, las exportaciones a terceros países hasta octubre de 2021 se redujeron en un 11% hasta los 392 millones de euros. Además, estas ventas representaron solo el 3% del total.

Transición digital y ecológica

Por último, la reciente aprobación de los fondos Next Generation y el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia ha puesto el foco en la digitalización y la transición hacia una economía sin huella de carbono. 

El sector agrícola afronta así un proceso de transformación, que debería contribuir a incrementar la productividad. Igualmente, a reducir las actuales diferencias de competitividad entre los distintos países comunitarios.

Actualidad Solunion

¿Quieres más información?

Últimas entradas