transformación industrial iot 5g

La cuarta revolución industrial o Industria 4.0 avanza con paso firme gracias al desarrollo del IoT (Internet de las cosas) y el desarrollo de la Inteligencia artificial.

Además, estas tecnologías están dando lugar a un cambio en el modelo de negocio, el cual está adoptando un enfoque de “machine as a service” (máquina como servicio).

No obstante, el despliegue efectivo de estas tecnologías depende directamente de la capacidad y velocidad de conexión a la red de Internet. Por ese motivo, el despliegue del 5G va a tener un gran protagonismo durante los próximos años.

Modelo “Machine as a service” para el sector industrial

La digitalización de los procesos de fabricación no se limita a la conexión de dispositivos a Internet. La industria se basa en el uso de piezas móviles y maquinaria, cuya utilización debe ser optimizada. Hasta ahora, el enfoque de la Industria 4.0 había consolidado una buena interacción entre la maquinaria y los operarios encargados de su supervisión.

Ahora, sin embargo, se demanda una conectividad directa con el negocio, con el objetivo de alcanzar unos indicadores de rendimiento que garanticen su eficiencia y un rendimiento directo sobre la cuenta de resultados.
Mediante el modelo “machine as a service”, las empresas ya no se limitan a adquirir maquinaria. En su lugar, contratan equipamiento ligado al cumplimiento de una serie de resultados.

La máquina es parte de un servicio proporcionado por el suministrador, cuyo compromiso está medido con los correspondientes KPIs, e incluye el mantenimiento y la actualización constante del software.

En consecuencia, la relación entre el proveedor y la empresa se ha ampliado, además de la compra y el mantenimiento. El primero se convierte en un consultor tecnológico global, cuya propuesta comercial incluye:

  • La configuración digital de los dispositivos.
  • La creación de infraestructuras digitales globales, dotadas por IoT e Inteligencia artificial.

Precisamente, esta segunda faceta va a ser una de las grandes protagonistas durante los próximos años.

IoT e Inteligencia artificial como factores clave de las “Smart Factories”

De acuerdo con las estimaciones de Gartner, para el año 2022, el 80% de los proyectos ligados al IoT contarán con algún tipo de componente de Inteligencia artificial.

Las fábricas inteligentes o “smart factories”, propias de la Industria 4.0, serán beneficiarias de esta sinergia tecnológica.
Gracias a aplicaciones de analítica predictiva dotadas con machine learning y deep learning, las instalaciones industriales contarán con una infraestructura digital conectada, capaz de anticipar cualquier fallo en su funcionamiento, así como optimizar su rendimiento.

Evidentemente, esto se traducirá en una notable reducción de costes y un aumento de los márgenes de beneficio.

Redes 5G como transformadoras de la Industria 4.0

Los operadores de redes son, sin duda, uno de los grandes facilitadores de la cuarta revolución industrial.
El despliegue de la red 5G, que en 2025 representará el 15% de las conexiones globales, va a suponer un nuevo revulsivo para el sector.
De acuerdo con un informe publicado por ABI Research, la utilización de la nueva red permitirá:

  • Reducir los costes de mantenimiento en un 30%.
  • Incrementar la eficiencia general en un 7%.

A modo de ejemplo, esta tecnología permite masificar la red de sensores inalámbricos, así como desplegar sistemas de realidad virtual y realidad aumentada.

Estos sistemas posibilitan la utilización efectiva de soluciones de analítica predictiva, mejoran sustancialmente la utilización y mantenimiento de la maquinaria, y optimizan los procesos de fabricación.

De hecho, la integración de la Inteligencia artificial en los procesos de fabricación abre todo un mundo de nuevas oportunidades, cuya realidad apenas estamos comenzando a descubrir.