inteligencia artificial y asistentes virtuales en el supermercado

De acuerdo con el último informe “Technology Vision for Consumer Goods and Services”, publicado por Accenture, el 81% de los directivos de empresas de bienes de consumo consideran que, en el plazo de dos años, la Inteligencia Artificial (IA) convivirá con los humanos, como si se tratase de cualquier otro empleado o asesor de confianza.

El impacto de la Inteligencia Artificial y asistentes virtuales en el supermercado está convirtiéndose en una realidad, gracias al despliegue de esta tecnología por parte de las grandes cadenas de distribución como Walmart, Tesco o Carrefour, así como gigantes tecnológicos como Amazon.

Optimización de precio de venta y personalización de oferta

Gracias al uso de la Inteligencia Artificial y asistentes virtuales en el supermercado, es posible optimizar los precios de venta y establecer el producto idóneo en los lineales .

Por otro lado, hay iniciativas como la llevada a cabo por la holandesa Jumbo, a través de las cual se emiten ofertas personalizadas de compra a los clientes, conforme se desplazan por el establecimiento.

El resultado es un incremento de la eficiencia en la gestión del stock disponible, así como el consiguiente aumento de las ventas.

Asistentes virtuales

La incorporación de la Inteligencia Artificial y asistentes virtuales en el supermercado para facilitar el proceso de compra es una realidad cada vez más cercana.


Las iniciativas, como la de Toshiba Global Commerce Solutions, apuestan por transformar los dispositivos móviles de los consumidores en una herramienta de ayuda activa durante su proceso de compra.

Esto incluye sugerencias personalizadas, recomendaciones basadas en su estilo de vida y prioridades de ahorro, establecimiento de una ruta óptima por la que desplazarse en la tienda y, por supuesto, agilización del paso por caja.

Optimización de la cadena de suministro

Según las estimaciones de International Data Corporation (IDC), el 50% de las cadenas de suministro de mayor madurez estarán utilizando la IA en sus procesos, en 2020.

Y el reciente informe Predicts 2019: The Future of Supply Chain Operations, publicado por Gartner, augura que, para 2023, el 50% de las grandes empresas internacionales habrán incorporado la IA, la analítica avanzada y el IoT (Internet de las cosas) en sus operaciones de cadena de suministro.

Precisamente, uno de los grandes retos del sector de la Inteligencia Artificial y los asistentes virtuales en el supermercado es la gestión de la cadena de suministro.


Las soluciones de IA son capaces de gestionar las órdenes de compra, con el objetivo de evitar el agotamiento de los productos cuando están siendo objeto de demanda, así como minimizar el desperdicio de alimentos, debido a una demanda inferior a la prevista.

La francesa Carrefour se vale de la tecnología SAS, para optimizar su cadena de suministro, y reducir sus necesidades de stock.

Por su parte, la española Mercadona ha optado por SAP, para analizar sus ventas en tiempo real y optimizar el aprovisionamiento de sus establecimientos.

Pago sin pasar por caja

El lanzamiento de Amazon Go ha supuesto un importante acontecimiento para el sector.

Una de las grandes innovaciones incorporadas en este modelo de tienda es la ausencia de cajeros.

En su lugar, han desplegado la tecnología denominada “Just Walk Out”, que se vale de un sofisticado sistema de cámaras de infrarrojos, así como de sensores electrónicos, que monitorizan al cliente y detectan los productos que va seleccionando.

Estos productos quedan registrados en su carrito virtual. Finalmente, el cliente coloca su dispositivo móvil junto al escáner colocado en la salida del establecimiento.

Se trata de uno de los ejemplos más representativos del uso de la IA y el IoT, para facilitar los procesos de compra por parte de los clientes de los supermercados. No obstante, no es el único. Walmart cuenta con un supermercado de alta tecnología en la ciudad china de Shenzhen, en el que los clientes pagan sus compras con su móvil, utilizando una funcionalidad de la app WeChat.

Robótica inteligente

La IA también está siendo utilizada para facilitar la labor de los empleados del supermercado, reduciendo la carga de trabajo manual.

Uno de los mejores ejemplos de ello es el Walmart IRL (Intelligent Retail Lab). Este modelo de tienda inteligente despliega un gran número de robots, dedicados a labores de limpieza, clasificación de productos o revisión de lineales.

El objetivo es limitar la intervención de personal humano, y permitir que este se centre en la atención al público, y pueda realizar otras labores de gestión de forma más eficaz.

Mediante sistemas de reconocimiento de imagen y machine learning, la tienda tiene bajo control los niveles y necesidades de inventario y, entre otras cosas, puede anticipar la demanda de productos, a partir de la afluencia de clientes.

Estos son algunos de los casos de uso de la IA, que ya están comenzando a desplegarse de forma efectiva en los supermercados de todo el mundo.

Evidentemente, la expansión de esta tecnología está ligado a la recepción y capacidad de adaptación por parte de los consumidores. Sin embargo, no cabe duda de que el “supermercado inteligente” representa una excelente oportunidad para el sector.