Skip to content

Sector de la Automoción: expectativas de recuperación

sector de la automoción

De acuerdo con los datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), el sector de la automoción acumuló una caída de alrededor del 20% de su producción en el pasado 2020, con alrededor de 2.280.000 millones de vehículos. Por su parte, las ventas cayeron un 32,3%, respecto al ejercicio anterior.

Las medidas adoptadas con motivo de la pandemia de la COVID-19 y la consiguiente ralentización de la economía lastraron esta industria, que ha terminado siendo una de las más afectadas.

El tercer trimestre del año fue especialmente significativo, con una caída de las ventas nacionales del 10%. Sin embargo, los últimos meses del ejercicio dieron muestras de recuperación. En este artículo, vamos a analizar los principales factores que invitan al optimismo respecto a la evolución del sector.

Repunte de la producción a finales de 2020

Las cifras de fin de año publicadas por Anfac revelaron una subida del 8,5% de la producción de vehículos en el pasado mes de noviembre, respecto al mismo periodo del año anterior. Le siguió el mes de diciembre con unas ventas de 105.841 turismos y todoterrenos, lo cual representa cifras similares al año anterior. La caída acumulada durante los meses anteriores se vio así parcialmente compensada con el alza experimentada a finales de año.

Incremento de la demanda externa

Las exportaciones de vehículos también se vieron golpeadas durante el pasado ejercicio. No obstante, el mes de noviembre dio algo de aire al sector, con la venta de 231.034 unidades, las cuales supusieron un crecimiento del 9,9%, respecto al ejercicio anterior.

El resultado anual fue una caída amortiguada de alrededor del 17%.

Ayuda de 10.000 millones de fondos europeos en el sector de la automoción

Con el fin de reactivar el sector, el Gobierno tiene previsto destinar alrededor de 10.000 millones provenientes del fondo de recuperación “Next Generation EU”.
Dicho fondo tiene una dotación total de 72.000 millones de euros, lo que significa que el sector de la automoción recibirá el 14% del presupuesto total.
Esta partida será dividida a lo largo de tres años, y se hará especial énfasis en:

● La descarbonización y la movilidad baja en emisiones.
● La conectividad 5G.
● La infraestructura de recarga.
● Los vehículos alternativos.

El objetivo último es que el sector opere como un catalizador de la recuperación económica y social. Están previstos tres grandes proyectos o áreas de actuación.

Plan de choque de movilidad sostenible, segura y conectada

Se espera destinar más de 6.000 millones de euros al despliegue de infraestructura de recarga para vehículos eléctricos en los entornos urbanos y metropolitanos.
Así mismo, también se prevé incentivar el desarrollo de nuevos modelos de negocio, el establecimiento de zonas de bajas emisiones y la modernización del parque de vehículos.

Hoja de ruta del hidrógeno renovable

Asimismo, también está previsto invertir un total de 1.500 millones de euros, para el desarrollo del hidrógeno verde, como combustible alternativo.

Apoyo a la transición industrial en el sector de la automoción

Por último, 1.200 millones de la partida total serán destinados a fomentar la modernización del ecosistema nacional de la industria de automoción. Esto implica la aceleración de la digitalización, la conectividad, el 5G y la mejora de la eficiencia energética de la cadena de valor.

Perspectivas de recuperación

A pesar del comportamiento alcista de los últimos meses de 2020, la Anfac se muestra pesimista acerca de la evolución del sector durante el 2021.
El pasado ejercicio se cerró con una cifra de matriculaciones por debajo del millón de unidades, algo que no ocurría desde 2014.
Las unidades matriculadas fueron 851.211, frente a los 1,258 millones del año 2019.
Por otro lado, el último plan Renove, dotado con 250 millones de euros apenas logró colocar el 20% de su presupuesto.
Las dificultades burocráticas que retrasaron su aprobación durante meses, así como la escasa dotación para la compra de vehículos de combustión, en favor de los eléctricos e híbridos, podrían estar detrás de este reducido impacto del plan.
Al fin y al cabo, los modelos eléctricos e híbridos son aun notablemente más costosos que los vehículos de combustión.

Crecimiento en el sector eléctrico

Por último, el sector eléctrico sí parece dar muestras de crecimiento sostenible. No obstante, aún representa un porcentaje pequeño del mercado.
2020 se cerró con un incremento del 78,5% en las matriculaciones de turismos eléctricos puros, si bien esto representa 17.941 unidades que, en su mayoría, se vendieron en Madrid y Cataluña.

En conclusión, el sector augura una progresiva recuperación, aún muy condicionada a la evolución de la pandemia, y que sólo logrará recuperar los niveles de 2019, a partir de 2022.

 
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Actualidad Solunion

¿Quieres más información?

Últimas entradas

Somos una joint venture de mapfre y euler