Las pymes están llamadas a ser las grandes protagonistas en la implantación de un modelo económico basado en el sistema circular.

En este artículo, voy a analizar las principales iniciativas europeas al respecto, así como el nivel de desarrollo que se ha alcanzado en nuestro país.

Qué es la economía circular y cómo afecta a las empresas

El término de “economía circular” se refiere a la producción de bienes y servicios de una forma sostenible. Esto implica la reducción del consumo, el tiempo invertido, las fuentes de energía utilizadas y los desperdicios producidos durante el proceso de fabricación, distribución y utilización de dichos bienes y servicios.

Así mismo, implica poner en funcionamiento un proceso basado en la reducción, reutilización, reparación y reciclaje de las materias primas utilizadas.

Este proceso contrasta con el del modelo lineal tradicional de consumo, basado en la producción, utilización y desecho de los materiales.

De acuerdo con el informe SOER, publicado hace algunos años por la Agencia de Medio Ambiente de la Unión Europea, nuestro sistema de producción y consumo necesita someterse a una transformación.

La situación revierte especial importancia en los sectores de la alimentación, la energía, el transporte y la construcción.

Apoyo de la Unión Europea a las pymes

Con el fin de apoyar el desarrollo de las pymes en el ámbito de la economía circular, la Comisión Europea creó en 2016 un sistema de ventanilla única de asistencia; así como una dotación de fondos de apoyo integrada en el programa Horizonte 2020.

El principal objetivo es favorecer que las medianas y pequeñas empresas
desplieguen en sus instalaciones tecnologías de fabricación innovadoras, que permitan lograr una producción limpia.

Economía Circular del Ecuador

Por otro lado, en 2018, la Comisión Europea adoptó un paquete de nuevas medidas, denominado ECUADOR. Su propósito es ayudar tanto a las empresas, como a los consumidores europeos a llevar a cabo una transición hacia la economía circular.

Más concretamente, este programa diferencia tres ámbitos

  • Reducción de la emisión de dióxido de carbono del planeta.
  • Creación de una conciencia en la sociedad civil y productiva.
  • Apoyo a las empresas, para que los productores y exportadores puedan promocionarse y llegar a nuevos mercados.

Próximos objetivos de reciclaje

Además, la UE ha fijado una serie de objetivos muy ambiciosos en lo que se refiere al reciclaje de materiales.
Por un lado, los ayuntamientos deben estar reciclando el 55% de sus residuos municipales para el año 2020, y el 65% para 2025.

Sin embargo, los pequeños y medianos comercios también van a tener que incorporar medidas, para cumplir con los objetivos definidos específicamente para ellos. Así, para 2025, deberán reciclar:

  • El 65% de los residuos cuyo origen esté en los embalajes.
  • El 50% de los plásticos.
  • Y el 75% del papel y cartón que utilicen.

Oportunidades de la economía circular para las pymes españolas

Con motivo del 20 aniversario de la aprobación de la Ley de Envases y Residuos de Envases, Ecoembes publicó un informe, de acuerdo con el cual, España recicla el 76% de los envases de plástico, latas, bricks, papel y cartones.

Sin embargo, el Eurostat ha reflejado que los municipios solo reciclan el 29,7% del total de sus residuos.

Las pymes españolas tienen, por tanto, una excelente oportunidad para desarrollar nuevos modelos de negocio sostenibles, que puedan absorber el reciclaje de nuestros residuos, e incrementar la reutilización de los recursos.

De hecho, en 2018, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente publicó el borrador de la “Estrategia de economía circular 2030”.

Se trata de una serie de medidas encaminadas a la adopción de un modelo económico basado en el sistema circular, y en el que las pequeñas empresas van a jugar un papel fundamental.

Principales beneficios de la economía circular para las pymes

Más allá de los incentivos y ayudas públicas existentes, los modelos de sostenibilidad y transparencia propios de la economía circular ofrecen numerosos beneficios a las pymes que los implantan.

  • Rentabilidad: la reducción, reutilización y reciclaje de los materiales permite logran importantes ahorros en los procesos productivos.
  • Reputación: debido a la cada vez mayor concienciación de los consumidores, la responsabilidad social corporativa ha ganado un gran peso en los modelos de negocio. Adoptar la economía circular es, sin duda, una forma de reforzar la reputación de la empresa.
  • Competitividad: los modelos de economía circular se caracterizan por desplegar tecnologías y procesos innovadores, los cuales permiten aventajar a la competencia.

De acuerdo con la encuesta realizada por la Comisión Europea, a través de su Dirección General de Medio Ambiente, el 73% de las pymes han llevado a cabo algún tipo de actividad relacionada con la economía circular.

Aún hay trabajo por delante, pero este sistema constituye la base del modelo económico del futuro, por lo que resulta primordial realizar un esfuerzo conjunto para acelerar su implantación.