Skip to content

Las PYMES sufrirán más con el Brexit

las pymes sufrirán más con el Brexit

Las recientes noticias sobre la participación de Reino Unido en las próximas elecciones europeas, no hacen sino poner de manifiesto que el Brexit se ha convertido en un fenómeno que recuerda al teatro del absurdo. Sin embargo, esta tragicomedia carece de sentido del humor, al menos, si analizamos las repercusiones, que una salida no negociada puede tener las pymes españolas.

Anteriormente, ya publicamos un artículo acerca del impacto generalizado del Brexit en el tejido empresarial de nuestro país:
Impacto del Brexit en las empresas españolas

En esta ocasión, vamos a centrarnos en las consecuencias para las pymes y microempresas que mantienen lazos comerciales con las islas.

¿Cuál es el peso de las pymes españolas en el comercio con Reino Unido?

De acuerdo datos del ICEX, la gran mayoría de las empresas españolas que exportan a Reino Unido son pymes. Concretamente, más del 75% se engloban dentro de esta categoría.

No obstante, en términos de volumen de las exportaciones, las grandes empresas abarcan el 90% de las mismas.
Sobra decir que las empresas más pequeñas son las más vulnerables frente a un recrudecimiento de las condiciones para llevar a cabo operaciones de comercio internacional.

Al fin y al cabo, su capacidad de negociación, así como su solvencia financiera es inferior a la de los grandes operadores.
Es cierto, sin embargo, que su adaptación a las nuevas circunstancias post-Brexit podría llevarse a cabo de una manera más ágil, debido a que su infraestructura también tiende a ser más reducida.

No obstante, no sería prudente apostar el futuro de sus operaciones con Reino Unido en una supuesta mayor capacidad de reacción.

Evolución de las exportaciones

Durante el periodo 2012-2017, las empresas españolas exportaron bienes a las islas británicas por un valor de 11.695 millones de euros. Sin embargo, un año después del referéndum del Brexit, el crecimiento de las exportaciones se paró en seco, y comenzó a evolucionar negativamente. De hecho, en 2017, el número de estas ya sufrieron una caída del 0,8%, lo que también se tradujo en una reducción del 6% de su valor.

Tan sólo esta leve caída supuso que 93 empresas españolas dejaran de operar con Reino Unido y, como hemos visto en la anterior sección, la gran mayoría serían pymes.

Es cierto que gran parte de las empresas españolas que operan en Reino Unido cuenta con una dilatada experiencia. Sin embargo, esto no supone una garantía de que las operaciones comerciales futuras vayan a poder realizarse con la misma agilidad que bajo el paraguas comunitario. De hecho, lo más probable es que los márgenes comerciales se resientan, debido a la aplicación de los aranceles de la OMC (Organización Mundial del Comercio).

Todo ello suponiendo que dichas operaciones continúen teniendo lugar.

Hay que tener presente que gran parte de las empresas exportadoras e importadoras se sitúan dentro del sector de los servicios.

La desaparición de la armonización reglamentaria proporcionada por la UE podría suponer el bloqueo de muchas operaciones en este campo, debido a que las empresas se encontrarán con notables dificultades para cumplir con las exigencias reglamentarias.

Todo ello, suponiendo que Reino Unido sea capaz de aprobar en un plazo razonable toda la batería legislativa correspondiente.

Necesidad de un plan de contingencia para las pymes

Para terminar, resulta necesario señalar que hace menos de un año, la mayoría de las empresas españolas aún no contaban con un plan de contingencia frente al Brexit. O lo que es lo mismo, casi 2 años después de la celebración del referéndum de salida de la UE por parte del Reino Unido, gran parte de las compañías aún no habían reaccionado.

Según un informe de la firma KPMG, publicado en julio de 2018, sólo el 31% de las empresas había elaborado su propio plan. Pero quizá lo más grave es que un 36% lo consideraba innecesario.

Es evidente que buena parte de las empresas no son plenamente conscientes de las repercusiones. La salida del Reino Unido de la UE va a tener en todo lo referente a la aplicación arancelaria, el cumplimiento normativo, la cadena de suministro, la operatividad financiera e incluso la gestión de los recursos humanos.

Ahora que el desencuentro entre Reino Unido y la UE ha alcanzado cotas absurdas, y la posibilidad de un Brexit duro parece más real que nunca, las pymes han comenzado a reaccionar.
Buena parte de los 38.000 millones de euros que España factura a Reino Unido, en concepto de bienes y servicios, son el resultado de exportaciones realizadas por pymes.

De su capacidad de anticipación depende no sólo el mantenimiento de unas exportaciones, que ya han comenzado a descender-, sino también la supervivencia de su negocio.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Actualidad Solunion

¿Quieres más información?

Últimas entradas

Somos una joint venture de mapfre y euler