el sector de la construccion

De acuerdo con las cifras facilitadas por la patronal constructora SEOPAN, el sector de la construcción española creció el pasado 2017 un 0,3% respecto al año anterior, hasta alcanzar los 4300 millones de euros.
Se trata del primer dato positivo de los últimos cuatro años, tras una fuerte contracción motivada por la sobradamente conocida crisis inmobiliaria y financiera.
Concretamente, este crecimiento respondió a un repunte de nada menos que el 45% en el sector privado de la construcción residencial.
Semejante incremento logró compensar la caída ya reiterada dentro del sector de la obra civil, que se saldó con una pérdida de 2500 millones, equivalente a un descenso del 2% respecto al ejercicio anterior.
Ciertamente, la buena noticia de la recuperación del sector no es suficiente para un sector que se encuentra en niveles equivalentes al año 1979 en términos de PIB.
Además, en comparación con las principales potencias europeas, España adolece de un importante déficit de inversión que asciende al 63% respecto a aquellas.

Debilidades del sector de la construcción

La época dorada de la construcción en España alcanzó su punto álgido a principios de siglo, siendo 2007 el último año destacable.
Desde entonces, el sector ha tenido que afrontar una época de contracción continuada, por lo que las principales constructoras del país han concentrado sus esfuerzos en los mercados internacionales.
De acuerdo con un informe del CES, publicado en el año 2016, las principales debilidades del sector se resumen en los siguientes factores:

    • Elevado nivel de desempleo, el cual afecta mayoritariamente a la mano de obra de baja cualificación.
    • La deficiencia de inversión en innovación, en comparación con otros sectores productivos relevantes.
    • La atomización del sector, agudizada como consecuencia de la crisis económica.

Fortalezas del sector de la construcción

Según el informe semestral publicado por Euroconstruct a finales de 2017, el sector nacional de la construcción va a experimentar un crecimiento del 3,5% desde el 2018 y hasta el 2020. No obstante, el informe advierte de que la tensión política en Cataluña aún ejerce una fuerte influencia negativa sobre este.
Tal y como ya mencionaba al comienzo de este artículo, el sector residencial va a ser el principal contribuyente e impulsor del crecimiento, lo que se traducirá en un incremento de la producción del 6%.
Por otro lado, se prevé que la edificación no residencial crezca a un ritmo del 4%, sobre el ya menciona periodo.
Finalmente, el sector de la rehabilitación también va a crecer de una forma sostenida con un 2% anual, así como el 1,5%, tratándose de ingeniería civil.

Tendencias globales del sector de la construcción a observar en este 2018

El año 2018 no solo se va a caracterizar por la recuperación y el crecimiento del sector de la construcción en el mundo, sino que éste va a protagonizar una serie de tendencias.

Incorporación de nuevas tecnologías para compensar la escasez de mano de obra

Tanto el sector nacional como el mundial están afrontando la progresiva desaparición de la mano de obra que ha ido envejeciendo sin una generación que la sustituya, la reducción de la calidad y el aumento de los costes.
El sector tendrá  que abrazar políticas de fabricación integrada de la construcción, cambiar la forma en la que se construye, e impulsar el uso de nuevas tecnologías.

Desaparición de los contratistas tradicionales

Precisamente, las inminentes construcción modular y fabricación integrada van a tener un impacto drástico en el mundo, dejando fuera del mercado a buena parte de los contratistas tradicionales que no logren adaptarse.

Multinacionalización de los proyectos

Hoy en día, las firmas locales se ocupan del 95% de los proyectos de construcción, lo que incluye también el uso de los materiales locales.
Sin embargo, estamos asistiendo a la irrupción de componentes de carácter personalizado y a gran escala, los cuales pueden ser obtenidos a partir de una oferta mundial, rompiendo así las habituales barreras locales.