digitalización de las pymes españolas

De acuerdo con el informe “La digitalización como palanca de competitividad de la pyme”, publicado por el Observatorio de Competitividad Empresarial, las pequeñas y medianas empresas españolas poseen las infraestructuras necesarias para su digitalización y cuentan con recursos humanos adecuados para su uso.

Sin embargo, la digitalización en el sector nacional presenta aún un nivel relativamente bajo, en comparación con sus vecinos europeos.

Lectura recomendada:
La digitalización, propuesta de valor para pymes

La digitalización no preocupa a las pymes

Según el Índice de Economía y Sociedad Digital, elaborado por la Comisión Europea, únicamente el 14% de las pymes españolas dispone de un plan de digitalización, y sólo el 2% se muestra preocupado por esta carencia.
Por su parte, el “Estudio de Digitalización: Profesionales y Pequeñas Empresas”, elaborado por el Observatorio Vodafone refleja conclusiones similares, aunque identifica una serie de ámbitos conectados con la digitalización que si están presentes en la estrategia de las pymes.

Tal es el caso de la mejora de la eficiencia de los procesos, así como la generación y fidelización de clientes. Estos factores preocupan al 9%, 21% y 3% de los profesionales y pequeñas empresas respectivamente.

Principales carencias en la digitalización

El citado informe del Observatorio de Competitividad Empresarial señala que las pymes españolas ya han superado la primera fase de digitalización, gracias a elevados niveles de conectividad y equipamiento.

En cambio, las principales carencias se relacionan con la incorporación de tecnologías avanzadas relacionadas con el e-business, tales como el cloud computing. Concretamente, y según los indicadores de la encuesta TIC del INE, el 23,2% de las empresas de más de 10 empleados con conexión a internet contrata este tipo de soluciones.

Así mismo, aún se debe mejorar en el despliegue de software de desarrollo empresarial, aplicaciones de gestión y, en general, uso de los recursos TIC. Actualmente, el 30% de las pymes utiliza estos recursos en sus procesos de compras y ventas.

La prioridad de otros factores del negocio resta protagonismo a la digitalización

El pequeño empresario es consciente de las ventajas de la transformación digital de su negocio.
De hecho, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha estimado que un repunte del 10% en la digitalización del sector acarrearía un incremento del 3,2% del Producto Interior Bruto (PIB), así como la generación de 250.000 nuevos empleos en 2020.

Sin embargo, el mencionado estudio de Vodafone ha reflejado que las pymes tienen frente a sí retos como la fiscalidad, la coyuntura económica, la rentabilidad o los costes laborales, entre muchos otros. Dichos desafíos acaparan la atención de los gestores de negocio.

Percepción optimista de su nivel de digitalización

Pese a las carencias señaladas, los profesionales y las pymes españolas se muestran optimistas respecto a su nivel de digitalización.

Según el mencionado estudio de Vodafone, el sector considera que está en un grado intermedio de transformación digital, aunque solo un 14% de los negocios reconoce contar con un plan de digitalización, y la mitad de estos aún no dispone de un presupuesto asignado para ello.

La misma conclusión arroja el informe del Observatorio de Competitividad Empresarial, de acuerdo con el cual el 35% de las empresas considera que su digitalización es alta; y más del 53% estima que es media.

Principales palancas de aceleración de la digitalización

Por último, consideramos oportuno aludir a las palancas de aceleración identificadas por el informe del Observatorio de Competitividad Empresarial.

Sensibilización

Es necesario divulgar los beneficios propios de la digitalización, para facilitar la incorporación de la misma en los planes estratégicos de las pymes.

Construcción

La administración pública debe favorecer la adquisición de competencias digitales y el desarrollo del talento entre la población activa.

Así mismo, conviene reducir las barreras financieras aún presentes en el modelo actual.
En este sentido, la Unión Europea estima que España se sitúa por debajo de la media europa en emprendimiento, ayudas estatales y acceso a financiación.

Aceleración

Finalmente, las barreras burocráticas y normativas aún constituyen un escollo para la digitalización de las pymes, cuyos recursos son limitados.

La adaptación de la normativa al nuevo modelo de economía digital debería favorecer la transferencia tecnológica y la cooperación de los ecosistemas de transformación digital.