robótica

Según la firma IDC, la inversión global en robótica para hardware, software y servicios alcanzará los 215.000 millones de dólares en el año 2021, conforme su adaptabilidad a los diferentes modelos y necesidades de negocio vaya aumentando.
Ahora bien, antes de abordar la capacidad de la robótica para incrementar la productividad y rentabilidad de tu empresa, considero oportuno aclarar el significado y alcance de este concepto.

¿Qué es la robótica en un contexto empresarial?

De acuerdo con la firma Deloitte, la robótica reúne 3 conceptos: el software RPA (Robotic Process Automation), la Tecnología Cognitiva y la Inteligencia Artificial.
Fundamentalmente, consiste en un software que se integra en una infraestructura IT con el fin automatizar procesos repetitivos y voluminosos de back-office, relacionados con prácticamente cualquier área de negocio, ya se trate de atención al cliente, gestión de la cadena de suministro, contabilidad, finanzas, RR.HH. etc.
Este software o aplicación emula la actividad de un ser humano en las mencionadas tareas, liberándole de una carga de trabajo que, de otra manera, resultaría tediosa y poco relevante en términos de productividad.
Evidentemente, los RPA están destinados a procesos de carácter estructurado y con resultados predecibles. No obstante, el desarrollo de la Inteligencia Artificial y, especialmente, el Machine Learning está incrementando la capacidad de estas aplicaciones para “aprender” y desenvolverse en situaciones variables.
Accenture, por su lado, en su informe “Foster Innovation with Enterprise Robotics”, incluye dentro de este concepto toda la rama referida a la maquinaria industrial o logística, como pudieran ser los brazos robotizados, los cobots (robots colaborativos), los vehículos autónomos, los robots humanoides, los drones y los robots sociales.

¿Cuáles son los beneficios de la robótica para la automatización de procesos?

Evidentemente, la robótica entendida como RPA (automatización robótica de procesos) y la entendida como maquinaria automatizada inteligente presentan diferencias. Sin embargo, su propósito último es el mismo: automatización de procesos y tareas repetitivas.
Partiendo de esta base, voy a centrarme en la RPA, y presentarte cuáles son los principales beneficios de su implantación dentro de tu empresa.

Reducción de costes

La implantación de estas soluciones permite reducir costes, ya sean aquellos ligados a salarios de personal con funciones redundantes o de baja cualificación, los relacionados con el uso de papel y documentación y, por supuesto, aquellos derivados de la comisión de errores humanos.
Por ejemplo, según el informe “Rise of the robots”, publicado por KPMG, la automatización robótica de procesos puede reducir los costes de las firmas de servicios financieros en hasta un 75%.

Incremento de la productividad

Este aspecto afecta tanto a la productividad individual de los empleados, como a la productividad del negocio.
Por un lado, la automatización de los procesos permite mantener la operatividad de forma constante las 24 horas, lográndose así reducir los tiempos de ejecución.
Por otro lado, los empleados se ven liberados de tareas repetitivas, pudiendo concentrarse en aquellas funciones que requieren de mayores habilidades.

Incremento en la satisfacción de los empleados

Por descontado, el hecho de quedar libres de tareas aburridas y monótonas constituye un factor de motivación para los empleados, quienes se sienten más a gusto en su puesto de trabajo.

Reducción del riesgo operativo

Los errores humanos son uno de los principales factores de pérdida de rendimiento. Gracias a la automatización de las tareas, se logra eliminar estos errores, disminuyendo drásticamente los riesgos operativos.

Mejora de la atención al cliente

Por un lado, los clientes ven acelerado el proceso de resolución de sus problemas, gracias a la automatización del mismo.
Además, los responsables de atención al cliente pueden prescindir de tareas repetitivas o de atender consultas similares de forma constante, para centrarse en una atención personalizada de aquellos casos que lo requieran.

Cumplimiento normativo

Tanto en lo referente a las políticas internas, como en lo que afecta a la normativa reguladora de la actividad del negocio, la RPA permite establecer un control exhaustivo de las reglas a seguir, una reducción del contacto humano con datos de carácter sensible y, en último término, una disminución de las probabilidades de que tenga lugar un fraude o una actitud negligente.
Además, también se simplifica la elaboración de informes que deban ser presentados de cara a las auditorías internas o externas, relacionadas con el cumplimiento normativo.

Finalmente, considero oportuno destacar que la implantación de esta tecnología presenta un riesgo muy reducido para las empresas.

  • De una parte, no requiere la sustitución de la infraestructura IT previa, pudiendo integrarse con facilidad en herramientas tales como CRMs, ERPs, BI y cualquier otra aplicación de gestión.
  • Además, se trata de una solución escalable, pudiendo adaptarse a los picos de demanda del negocio, así como a su evolución en el medio y largo plazo.

En definitiva, se trata de una oportunidad para crear una ventaja competitiva y dar un importante salto en la transformación digital de tu empresa.