Skip to content

El auge del fraude a las empresas y cómo prevenirlo

Fraude

De acuerdo con el último “Informe sobre el estado del fraude en España 2020-2021”, la elevada inseguridad laboral y la incertidumbre generada por la irrupción del coronavirus en el año 2020 y su continuación en el 2021 incrementaron las acciones fraudulentas en España. De hecho, para un 46% de los encuestados la lucha contra estas prácticas delictivas se encuentra entre las cinco primeras preocupaciones, mientras que el 42% lo rebaja a las 10 primeras. Del otro lado, solo el 8% afirma que no se trata de una prioridad para su empresa.

El uso de las nuevas tecnologías parece haber tenido un efecto catalizador. No obstante, también es probable que la mejoría de los mecanismos de detección haya permitido identificar fraudes que antes pasaban desapercibidos. Como ya sabemos, existe una enorme diversidad de modalidades de fraude. Estos pueden ser llevados a cabo por organizaciones criminales, consumidores particulares y, en mayor medida, los propios empleados de las empresas.

Tipologías de fraudes y delitos económicos contra las empresas

Según este mismo informe, los fraudes y delitos económicos que más afectan a las empresas son los siguientes:

  • Usurpación de la identidad de sus clientes (58%).
  • Fraude documental o modificación de datos en un documento (29%).
  • Pishing (cuando un asaltante se hace pasar por una persona, empresa o servicio de confianza de la víctima) y Smishing (envío de un mensaje de móvil a un usuario simulando ser una entidad legítima para robarle información privada o realizarle un cargo económico), ambas con un 27%.

Aunque la apropiación indebida continúa siendo el delito preeminente, el ciberfraude ha experimentado un crecimiento exponencial durante los últimos años y va a seguir aumentando conforme las nuevas tecnologías sigan desplegándose.

Incremento de los ciberataques

Según el último informe de amenazas de ciberseguridad de ESET, España se coloca en lo alto del ranking de países que sufren un mayor número de ataques informáticos. En los últimos meses de 2021, los ordenadores de los españoles sufrieron 51.000 millones de intervenciones maliciosas.

Los ciberataques mediante el uso de malwareless son una de las opciones preferidas de los criminales para limitar las probabilidades de detección de sus acciones delictivas. De igual forma, el ransomware o la explotación de vulnerabilidades en los sistemas informáticos de las empresas para hacerse con información valiosa o imposibilitar el acceso constituye otro de los mecanismos más utilizados.

Por supuesto, estos son tan solo algunos de los tipos de ataques que más popularidad han ganado en los últimos años. Técnicas como el malware, el phishing, el network scanning o los ataques de fuerza bruta continúan amenazando a las empresas año tras año.

Cuando estos ataques tienen éxito, puede tener lugar una muy variada lista de fraudes y delitos tales como:

  • Robo de propiedad intelectual
  • Extorsión
  • Apropiación indebida
  • Abuso de información privilegiada

Cómo prevenir el fraude a tu empresa y dentro de tu empresa

Según las encuestas, la mitad de los fraudes se cometen desde dentro de la organización. Por ese motivo, gran parte de los esfuerzos deberían depositarse en vigilar el comportamiento de los empleados y directivos con recursos para llevar a cabo este tipo de actuaciones criminales.

Prevención y detección del fraude interno

Las principales medidas para prevenir el fraude dentro de las empresas pueden resumirse de la siguiente manera:

  • Revisión periódica de los antecedentes del personal
  • Creación y seguimiento de un código de ética interno
  • Habilitación de un canal de denuncias
  • Cuidado del ambiente laboral y apoyo al desarrollo de carrera de los empleados
  • Realización de auditorías internas
  • Monitorización de actividades y análisis de operaciones sospechosas
  • Rotación de personal
  • Implantación de seguridad corporativa
  • Gestión del riesgo de fraude

No obstante, y de entre todos estos mecanismos, se debe hacer especial énfasis en el cuidado de la cultura corporativa y la inversión en el personal interno. La venganza, la insatisfacción y el miedo a que se descubra una negligencia profesional constituyen algunas de las causas más importantes de esta conducta delictiva. Todo esto se podría evitar con unas políticas que aboguen por la transparencia y el apoyo a los empleados en los momentos de dificultad.

Inversión en tecnología digital

Según las cifras de Statista, en 2021, las empresas españolas invirtieron en ciberseguridad una media del 20% del total de su presupuesto de IT. Aunque el mercado de la ciberseguridad en España podría crecer un 7,7% durante 2022, las pérdidas provocadas por el cibercrimen alcanzaron en 2021 los 6 billones de dólares, lo que representa cuarenta veces la inversión en medidas de seguridad.

En este sentido, cabe recordar que la inversión en tecnologías digitales es un importante factor a la hora de prevenir el fraude. Provenga del exterior o del interior de la organización, permitirá prevenir y detectar actividades sospechosas, así como minimizar el impacto de los ciberataques. Este es el camino a seguir para prepararse frente a un nuevo estilo de fraude a las empresas cada vez más sofisticado y digitalizado.

Actualidad Solunion

¿Quieres más información?

Últimas entradas