preguntas generales para conocer una empresa

El autodiagnóstico de negocio no es otra cosa que un procedimiento de evaluación, destinado a analizar con la mayor profundidad posible las principales áreas de gestión del mismo.

De esa forma, es posible identificar y resolver las áreas problemáticas, y canalizar los recursos en aquellos ámbitos que van a generar un mayor retorno de la inversión.

Si se prescinde de este tipo de procedimientos, es probable que se estén realizando determinados esfuerzos cuyo impacto en la cuenta de resultados sea reducido o sencillamente inferior a lo que se cree.

Beneficios de autodiagnosticar tu negocio

Además de lo mencionado en la introducción, el autodiagnóstico de tu empresa proporciona una serie de beneficios y resultados inmediatos.

Identificación y mejor comprensión de las áreas críticas de tu negocio

Cada modelo de negocio tiene una serie de áreas que son más importantes para el correcto funcionamiento del mismo.
Sin embargo, si no se lleva a cabo un análisis pormenorizado, es fácil pasar por alto la importancia de algunas de ellas. Esto puede deberse a que su protagonismo en los procesos del negocio es secundario, pero la deficiencia en su funcionamiento puede llegar a paralizar la organización en su conjunto.

Comparación del rendimiento sobre activos.

Todo plan estratégico incluye una serie de estimaciones acerca del rendimiento que se espera obtener de los activos del negocio. Ahora bien, dichas estimaciones rara vez coinciden con la práctica real.

El autodiagnóstico del negocio debe proporcionar una comparativa clara entre las expectativas o el rendimiento mínimo deseado, y aquel ROA que está teniendo lugar de forma efectiva.

Determinación del nivel de madurez del negocio

Todo negocio atraviesa una serie de etapas en el alcance de sus objetivos estratégicos. La utilización de indicadores de rendimiento permitirá comprobar fácilmente si dichos objetivos están siendo cumplidos y, en caso contrario, cuáles son los plazos y recursos necesarios hasta que sean alcanzados.

En función del nivel de madurez del negocio en la consolidación de sus objetivos estratégicos, se adoptarán metas más o menos ambiciosas, se reforzarán los esfuerzos o incluso se cambiará el rumbo estratégico.

Identificación de las tareas críticas

Por último, el autodiagnóstico también permite identificar cuáles son aquellas decisiones y tareas que deben ser adoptadas y ejecutadas de forma prioritaria.

Cómo realizar el autodiagnóstico de tu negocio

Por regla general, el autodiagnóstico tiene lugar mediante la realización de una serie de preguntas, cuyas respuestas permiten comprender el estado de desarrollo y correcto funcionamiento de las cinco áreas de negocio; es decir:

  • Estrategia.
  • Finanzas.
  • Marketing y ventas.
  • Recursos humanos.
  • Operaciones.

Por descontado, es posible adoptar un enfoque parcialmente distinto a la hora de analizar las áreas de negocio. Eso dependerá de la naturaleza y modelo de negocio de tu empresa.

A continuación se detallan una serie de preguntas, que ayudarán a la comprensión de este artículo y a realizar un primer autodiagnóstico, de una forma ágil.

Preguntas para auto diagnosticar tu negocio

  • ¿Cuáles son las líneas de producto de tu negocio y las barreras de entrada de los competidores?
  • ¿Cuál es la rentabilidad generada por cada una de las líneas de producto?
  • ¿Cumplen tus productos con la calidad deseada y las expectativas de tus clientes?
  • ¿Cuáles son las claves de la competitividad de tus productos en el mercado
  • ¿Cuál es tu política de innovación y creación de nuevos productos?
  • ¿Cuáles son los segmentos de tu mercado y los diferentes tipos de clientes del mismo?
  • ¿Cuál es el nivel de crecimiento de tus clientes?
  • ¿Cuál es la relación con tus principales clientes y qué parámetros utilizas para medirla?
  • ¿Cuál es el número de quejas y el nivel de satisfacción de tus clientes?
  • ¿Cuál es la fluctuación o estacionalidad de tu mercado?
  • ¿Cuáles son tus principales competidores?
  • ¿Es tu negocio más fuerte o débil que el de tus competidores y qué parámetros utilizas para medir su fortaleza?

Más preguntas para el diagnostico de tu empresa

  • ¿Qué criterios son utilizados en tu negocio para tomar decisiones de marketing y decisiones comerciales?
  • ¿Cuál es el organigrama funcional y real de tu empresa?
  • ¿Se adecua el organigrama de tu empresa a su modelo de negocio y funcionamiento habitual?
  • ¿Conoces los criterios utilizados para la distribución de tareas y responsabilidades de directivos y empleados?
  • ¿Cuál es el nivel de implicación de los directivos y los empleados, y cuáles son los parámetros utilizados para medirla?
  • ¿Cuáles son los criterios utilizados para medir la productividad de cada empleado y cada departamento?
  • ¿Cuáles son los mecanismos de comunicación corporativa con los empleados?
  • ¿Cuáles son los proveedores habituales y los criterios utilizados para su valoración?
  • ¿Cuál es la política de compras utilizada en tu negocio?
  • ¿Con qué frecuencia se realiza un cálculo de las necesidades de tesorería y capital circulante?
  • ¿Cada cuánto se realiza el cálculo de los costes y los márgenes de beneficio de cada línea de producto?
  • ¿Cómo se verifica la ejecución presupuestaria?
  • ¿Es el nivel de gastos financieros sostenible en el tiempo?

Seguros de crédito de Solunion, que aportan tranquilidad para poder gestionar tu negocio

En el caso de que operes a crédito con tus clientes, el autodiagnóstico de tu negocio debería incluir un análisis de su solvencia financiera. Esto, a su vez, debería permitirte calcular el riesgo de impago que tu empresa está asumiendo con su cartera de clientes.

Si deseas dotar a tu empresa de una capacidad óptima de análisis de riesgo financiero de tus clientes, y protegerla del posible impago de los mismos, te sugiero consultar los beneficios y servicios incluidos en nuestros seguros de crédito.