Business Professionals Working Together At Office Desk, Hands Close Up Pointing Out Financial Data On A Report

Los 5 retos económicos de las empresas

Business professionals working together at office desk, hands close up pointing out financial data on a report

2016 es un año cargado de retos.

En Solunion destacamos las características que marcarán la diferencia entre unas empresas y otras: resistencia al prolongado periodo de bajos precios de las materias primas; precisión en la orientación de los mercados; fuerza para afrontar el aumento de la deuda y el riesgo de crédito; velocidad para encarar la inestabilidad; agilidad para hacer frente a la ola de fusiones y adquisiciones y a una mayor presión de los precios.

Estos son los cinco macro retos para las empresas en el año 2016, según su riesgo sectorial:

1. Prolongado período de precios bajos de las materias primas

Los bajos precios del petróleo supondrán una caída estimada del 25% en la inversión relacionada con el petróleo, que tendrá un gran impacto en el sector de maquinaria y equipo. Por el contrario, el transporte es el gran ganador debido a los bajos precios del petróleo – con 8 mejoras del grade en 2015, especialmente en Europa. Se prevé que otras materias primas, como el mineral de hierro, deberán hacer frente a una nueva reducción del precio. Esto seguirá afectando al sector del metal, por lo que la mayoría de los países (61 de 72 monitorizados) ya tienen una calificación de riesgo sensible o alta.

2. La turbulencia en los mercados emergentes

Los mercados emergentes fueron testigos de un número sin precedentes de revisiones a la baja en los riesgos del sector (122) en 2015, frente a un número de mejoras limitado. África y Oriente Medio, y América Latina, experimentaron 39 y 34 revisiones a la baja en los sectores, respectivamente. Brasil está en el ojo de la tormenta con 15 de las 18 industrias enfrentándose a un riesgo de impago sensible o alto. Por el contrario, Europa Occidental ayudó a equilibrar el perfil global de riesgo con 24 mejoras sectoriales.

3. Aumento de la deuda, condiciones de pago y riesgo de crédito

El DSO (periodo medio de pago o Days Sales Outstanding por sus siglas en inglés), un indicador clave del flujo de caja junto con las insolvencias, está aumentando en todo el mundo. En China, el periodo medio de pago se elevó a 81 días en 2015 y se prevé que alcance los 84 días en 2016, junto con un aumento de las insolvencias de un + 20% este año. Las alarmas se han activado para los niveles de deuda. De hecho, los ratios de apalancamiento son muy elevados: 108% para el metal, y 92% tanto para maquinaria y equipos, como para papel.

4. Más inestabilidad

Mientras que el ciclo de inversión se ha mantenido moderado en medio de la volatilidad y la incertidumbre económica mundial, la inestabilidad implica más riesgo para las industrias tradicionales. El comercio al por menor es un ejemplo llamativo, debido al aumento del comercio electrónico y la tecnología móvil, que ya representan 3,5 billones de dólares. La distancia al consumidor, la desinversión en I+D y la dependencia de la infraestructura, son los tres factores determinantes para generar riesgo de inestabilidad cuando se comparan las industrias en todo el mundo.

5. Otra ola de fusiones y adquisiciones

Cada vez más, las empresas están explorando opciones de adquisición a medida que disminuyen las oportunidades de crecimiento orgánico. Se espera que las fusiones y adquisiciones en el mundo sobrepasen los 4 billones de dólares este año, con un aumento del volumen de operaciones del 10% hasta alcanzar las 20.000 transacciones. Estas cifras son impulsadas ¿¿por la boyante actividad en los sectores químicos, farmacéuticos y de tecnologías. Las ofertas transfronterizas impulsadas por corporaciones asiáticas dirigidas a las empresas europeas fueron particularmente importantes en 2015, con un aumento del + 17%.

Buscar