Skip to content

El sector exterior, clave para superar la crisis de la COVID-19

sector exterior

El sector exterior va a jugar un papel clave en la recuperación económica tras la crisis de la COVID-19, como ya ocurrió hace más de una década.

En este artículo, vamos a analizar el nivel de competitividad de las exportaciones españolas, el impacto que la pandemia ha tenido sobre las mismas y las previsiones en torno a su recuperación en el corto plazo.

Análisis de la competitividad internacional y evolución de las exportaciones españolas

Según las estimaciones del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, en el Escenario Macroeconómico 2020-2021, el pasado ejercicio se cerró con una caída del 22,7% y del 20% en las exportaciones e importaciones de bienes y servicios, respectivamente.

Teniendo en cuenta estas cifras, es evidente que la pandemia ha afectado a numerosos sectores de la economía, y en concreto al sector exterior. No obstante, el impacto ha tenido lugar de forma desigual.

Menor impacto en exportadores regulares

Una de las diferencias más significativas se aprecia en el descenso de las mercancías, frente al del número de empresas exportadoras.

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Comercio Industria y Turismo, durante los primeros siete meses de 2020, las exportaciones mermaron a un ritmo del 14% interanual, y el número de empresas exportadoras lo hizo a un ritmo del 12,6%.

Sin embargo, si distinguimos entre las exportadoras regulares, con más de cuatro años de exportación continuada, y el resto, podemos comprobar que las primeras han logrado mantener su presencia en los mercados. Es decir, la reducción se ha concentrado en el margen intensivo o valor de lo exportado.

Este aspecto pone de manifiesto un notable nivel de resiliencia del sector, que permite ser optimistas respecto a su competitividad y capacidad de recuperación.

Reducción del déficit comercial

Otro de los aspectos más significativos es el hecho de que la caída del comercio internacional supuso una mayor reducción de las importaciones que de las exportaciones españolas.

Por ejemplo, durante el primer trimestre de 2020, las exportaciones se redujeron en un 3%, mientras que las importaciones cayeron un 4,9%.

Evolución por sectores

Según las cifras de la Secretaría de Estado de Comercio, el primer semestre de 2020 experimentó una reducción del 16% en las exportaciones españolas.

Sin embargo, tres sectores acumularon el 72% del conjunto de pérdidas:

    • Los bienes de equipo perdieron 7.456 millones de euros de facturación.
    • La automoción se contrajo en 6.519 millones de euros.
    • Y las petroleras dejaron de exportar crudo y derivados por valor de 5.500 millones de euros.

Por el contrario, otros sectores vieron como la demanda del sector exterior se incrementó notablemente.

Especialmente significativo fue el caso de la alimentación, que creció un 5,5%, hasta situarse en los 33.880 millones de euros a mediados de año.

Cambios en la composición de las exportaciones

Teniendo en cuenta la distinta suerte experimentada por los principales sectores exportadores, no es de extrañar que la composición de las operaciones de comercio internacional haya cambiado.

Según el “Informe Mensual de Comercio Exterior”, publicado a mediados de 2020, la alimentación, las bebidas y el tabaco pasaron de representar el 16,6% de las exportaciones de 2019, a acumular el 20,5% al año siguiente.

Por el contrario, el automóvil cayó del 15,7% al 13,8% en el mismo periodo.

¿Cuáles son las previsiones a corto plazo?

Por descontado, la recuperación económica está supeditada a numerosos factores que escapan el control del sector exportador.

Tal es el caso de las políticas económicas que se vayan a adoptar, la composición de los presupuestos públicos, y la disponibilidad de ayudas provenientes de los fondos europeos.

El acuerdo conocido como Recovery and Resilience Facility (RPF), aprobado por el Eurogrupo el pasado mes de julio, tiene prevista una dotación total de 750.000 millones de euros, 90% de los cuales se destinarán a transformación productiva y generación de empleo.

El sector exportador debe saber poner en valor su papel en la recuperación económica, para lograr beneficiarse de parte de estas ayudas.

Cabe señalar que el sector ya dio muestras de recuperación desde mayor de 2020, encadenando sucesivos meses de crecimientos intermensuales.

No obstante, hay que tener presente que se partía de niveles extraordinariamente bajos, motivados por la paralización o ralentización de numerosas industrias, y el cierre de las actividades portuarias en gran parte del mundo.

En lo que concierne a 2021, y de acuerdo con el “Informe de Situación de la Economía Española”, elaborado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo las exportaciones crecerán a un ritmo del 18%, mientras que las importaciones lo harán en torno al 17%.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Actualidad Solunion

¿Quieres más información?

Últimas entradas

Somos una joint venture de mapfre y euler