Skip to content

Las exportaciones del sector del vino

Las exportaciones del sector vino

De acuerdo con las cifras del Observatorio Español de los Mercados del Vino, las exportaciones del sector del vino español batieron su récord en 2018, hasta alcanzar la cifra de 3.290 millones de euros de facturación. Esto supone un incremento del 2,8% respecto al año anterior.

Cabe destacar que las ventas internacionales del vino español ya superan a las que se generaban en nuestro mercado nacional a principios de siglo.

La notable mejoría en las operaciones internacionales del sector se ha debido, en gran parte, a un alza del 16% en el precio medio de los vinos, mostos y vinagres, que se situó en 1,29 euros por litro.

Conviene recordar que 2017 supuso un récord de exportaciones en términos de volumen. De hecho, España se consolidó como el principal exportador mundial de vino a granel. Sin embargo, 2018 ha protagonizado una caída en el volumen de las ventas del 11,4%, que se han situado en 25,4 millones de hectolitros. Afortunadamente, y como hemos podido comprobar, el saldo final ha sido más beneficioso para el sector.

Las exportaciones de vinos tranquilos sumaron 600 millones de euros, lo que supuso un incremento del 8,3%, gracias, fundamentalmente, a una subida del precio del 30%, hasta los 0,58 euros por litro.

Por su parte, los vinos envasados, con o sin denominación de origen, alcanzaron una facturación de 2.313 millones de euros, con un precio medio de 2,42 euros por litro.

Principales mercados de las exportaciones de vino español

España exporta vino a decenas de países en todo el mundo. No obstante, el mercado europeo es nuestro cliente natural.

  • Francia es la mayor importadora de vino español a granel, con 5,9 millones de hectolitros, y un precio medio de 0,66 euros por litro.
  • Le sigue Alemania, con 3,9 millones de hectolitros, y un precio de 1,08 euros por litro.
  • Italia y Portugal cierran el listado de los grandes importadores, con 2,2 y 2 millones de hectolitros, y un precio de 0,60 y 0,66 euros por litro.

El resto de los principales compradores de nuestro vino se distribuyen en varios continentes, destacando Reino Unido, Estados Unidos, China, Japón y México

Retos del sector en el exterior

De acuerdo con las estadísticas de la FEV (Federación Española del Vino), las ventas internacionales suponen más del 50% de las operaciones del sector. Esto es fruto de un importante esfuerzo de internacionalización, que comenzó a manifestarse en el año 2003.

No obstante, y aunque supone un factor de crecimiento y diversificación muy relevante, no está carente de desafíos.

Estabilidad de volumen y precio de venta

Evidentemente, el escenario ideal para el sector es continuar vendiendo el mismo volumen, con un precio estable. Sin embargo, el aumento en la cosecha de 2018 podría generar una caída de precios, como ya ocurrió en el ejercicio 2017.

Según la FEV, la vendimia del año pasado fue especialmente provechosa, y se calcula una cosecha de alrededor de 49 millones de hectolitros, frente a los 36 millones del 2017.

En consecuencia, es probable que las exportaciones se salden con una reducción del precio medio.

Necesidad de crecimiento exterior por consumo a la baja en España

De acuerdo con las estadísticas de la firma Nielsen, la demanda interna se ha visto reducida. Esto se ha traducido en una caída de las ventas de un 4,4% durante 2018.

Esto supone una mayor presión para el sector, que tiene la obligación de dar salida a su producción en los mercados exteriores.

Este es uno de los motivos por los que España ha logrado erigirse como principal exportador mundial en términos de volumen, pero facture la tercera parte que Francia (9.000 millones) y la mitad que Italia (6.000 millones).

La buena noticia es que el sector ha logrado superar, por primera vez, la barrera de los 3.000 millones de euros facturados en los mercados exteriores.

Reforzamiento de la propuesta de valor y diferenciación del vino español

Precisamente, el otro gran desafío del sector es lograr poner en valor la marca del vino español. Concretamente, los segmentos de mayor valor presentan una excelente oportunidad para incrementar los márgenes de beneficio.

Ahora bien, cada bodega sigue su propia estrategia, lo cual dificulta la creación de un marco común de actuación.

Incertidumbre por el impacto del Brexit

El Brexit se ha convertido en una de las mayores preocupaciones del sector. La prolongación del proceso y la incertidumbre acerca del resultado dificultan la adopción de una estrategia.

Reino Unido es el primer importador de vino envasado, con 251 millones de facturación y 106 millones de hectolitros, aunque lleva ya dos años siendo testigo de las caídas en la facturación. En 2016, las exportaciones cayeron un 5,8% en volumen, y un 4,6% en facturación, y 2017 registró el mismo comportamiento a la baja. Finalmente, 2018 se ha saldado con una caída superior al 13% en volumen, y de más de 2,3% en valor.

Seguros de crédito a la exportación como instrumento para el sector del vino

Las operaciones a crédito tan propias del comercio internacional suponen un riesgo financiero para tu empresa. Situaciones como las de Reino Unido contribuyen a incrementar la inestabilidad y el riesgo de impago por parte de tus clientes importadores de vino.

Afortunadamente, la utilización de un seguro de crédito permite neutralizar el riesgo de impago y, al mismo tiempo, incrementar tu capacidad comercial. Gracias al servicio de información financiera que te proporciona el seguro, puedes evaluar mejor las posibilidades de pago de tus clientes, y establecer unos límites de crédito más adecuados.

Además, en caso de que tenga lugar un impago, no solo dispones de un servicio de recobro especializado; también cuentas con una indemnización en caso de impago definitivo.




Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Actualidad Solunion

¿Quieres más información?

Últimas entradas

Somos una joint venture de mapfre y euler