Skip to content

China domina los puertos y la balanza comercial española

China

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, la balanza de pagos por cuenta corriente alcanzó un superávit de 8.428 millones de euros en 2021. Las exportaciones crecieron un 21% frente al 24% de aumento de las importaciones.

En este último apartado, China se ha situado como proveedor nacional, con un 11,9% de las compras, frente al 9,6% de Alemania y el 9,1% de Francia. Se trata de la primera vez en la historia en la que el gigante asiático alcanza este papel predominante de la balanza comercial española. No obstante, esta situación era previsible.

China, principal proveedor europeo

Ya en 2020, y según el Eurostat, China logró desbancar a los Estados Unidos como principal socio comercial. Pasada la primera mitad del año de la pandemia, el país asiático había conseguido incrementar sus ventas en la Unión Europea en un 4,9%. La facturación estadounidense, por contra, había caído un 11,7%.

La reciente crisis de desabastecimiento en industrias estratégicas y la fabricación de microchips provenientes de Asia podría cambiar esta circunstancia. 

Sin embargo, la realidad presente es que China ha conquistado los puertos europeos y españoles.

Déficit comercial con China

A pesar de la buena evolución de la balanza comercial española, el déficit con China sigue creciendo año tras año. Tan solo en enero de 2022, las compras a este país aumentaron un 47,7%. Sin embargo, las ventas cayeron un 36,1%.

Esta circunstancia contrasta con el superávit logrado con la Unión Europea. España ha logrado consolidar un superávit de 5.248 millones de euros anuales con sus socios europeos. Sin embargo, los intercambios con China arrojan un déficit anual de 6.364 millones.

Dominio de los puertos españoles

Uno de los principales factores que están propiciando el avance chino en la balanza comercial es la conquista de la gestión portuaria de los principales enclaves españoles.

Se trata de una estrategia que tiene alcance mundial, y para la cual el gobierno de Pekín se está valiendo del conglomerado empresarial China Cosco Shipping Corporation Limited, de propiedad gubernamental. Este grupo gestiona el transporte marítimo de mercancías y la logística del comercio internacional chino. A lo largo de la última década ha invertido más de 45.000 millones de dólares para acceder al control de puertos estratégicos en todo el mundo.

En el año 2017, una de sus filiales, Cosco Shipping Ports (CSP), cuarto grupo naviero mundial en capacidad de contenedores, se hizo con el control del principal operador español de terminales portuarias, Noatum Ports, a través de su filial española. Esto supone una influencia directa en la gestión de la terminal de contenedores del Puerto de Valencia.

Además, CSP también es el mayor accionista de la terminal portuaria de Bilbao.

No obstante, esta estrategia ya comenzó a desarrollarse hace 17 años, cuando la empresa china Hutchison Ports Holding, especializada en gestión de terminales de contenedores, adquirió parte de la empresa concesionaria y operadora de terminales, Terminal Catalunya (Tercat).

Este papel predominante le ha permitido sortear las dificultades ocasionadas por el alza de precios en el flete internacional, precisamente acaparado por exportadores chinos.

En definitiva, China se ha asegurado de atesorar la mayoría del accionariado de las empresas gestoras de las cargas de mercancías de los principales puertos nacionales. Esto le permite decidir el estratégico movimiento de los contenedores de las terminales. Antes de la pandemia ya controlaba el 35% de los mismos. De hecho, en 2019, CSP fue pionera al entrar en el control de los procesos de estiba.

Control de los puertos secos

Los puertos secos también han sido objeto de acaparamiento por parte de las empresas chinasComo ya hemos mencionado, en 2017, CSP compró a JP Morgan. Asimismo, el fondo de inversión ABP adquirió el 51% de las acciones de Turia Port Investments Holdings (TPIH Iberia), también conocida como Noatum.

Esta operación no solo supuso adquirir el control de la terminal de contenedores del puerto de Valencia. También le permitió hacerse con la gestión de la terminal del puerto de Bilbao. También con los puertos secos de Madrid (Conte Rail) y Zaragoza (CSP Iberian Zaragoza Rail Terminal).

Crecimiento de la actividad comercial

Conviene señalar que, si bien la liberalización y cesión de la gestión portuaria ha sido objeto de debate, las dos terminales de los puertos de Valencia y Bilbao (bajo control de CSP) y la operadora Tercat, del holding Hutchison Ports Best, han incrementado notablemente su actividad comercial.

En 2021, las Autoridades Portuarias de Valencia, Bahía de Algeciras y Barcelona se han situado entre los diez principales puertos europeos, únicamente por detrás de Róterdam, Amberes y Hamburgo. Esto es algo que el organismo público Puertos del Estado ha valorado positivamente.

Actualidad Solunion

¿Quieres más información?

Últimas entradas