Cómo la inteligencia artificial puede cambiar la forma de trabajar

De acuerdo con las conclusiones expuestas en la presentación “The Future of Work in a World of AI, ML, and Automation”, del pasado MIT´ s CIO Symposium 2018, la IA (Inteligencia Artificial) va a tener un importante impacto en los entornos de trabajo.

Sin embargo, una de las ideas más generalizadas acerca de esta tecnología está aún lejos de cumplirse. Nos referimos, por supuesto, a la creciente preocupación en torno a la posible desaparición de puestos de trabajo, supuestamente sustituidos por IA.

En realidad, y como vamos a ver a continuación, esta tecnología va a posibilitar incrementar la productividad laboral y crear experiencias de trabajo más creativas y eficientes.

Por descontado, la velocidad de este cambio estará directamente relacionada con la capacidad de las empresas para incorporar la IA en su organización.

Lectura recomendada:

Retos de la Inteligencia Artificial en España

Progresiva sustitución de funciones laborales y creación de nuevos puestos

De acuerdo con el informe “The Risk of Automation for Jobs in OECD Countries”, publicado en Alemania en 2016, tan solo el 9% de los puestos de trabajo actuales pueden ser objeto de automatización mediante el uso de la IA.

No obstante, y según las conclusiones mencionadas al comienzo, casi todos los puestos de trabajo son susceptibles de verse afectados por la IA y el machine learning, sin que ello suponga su desaparición.

Por el contrario, los seres humanos podrán prescindir de la realización de tareas excesivamente repetitivas y fácilmente previsibles. De esa forma, podrán invertir sus esfuerzos en otras funciones no automatizables y que requieran una mayor preparación.

De hecho, tecnologías como el machine learning y el deep learning están dando lugar a la creación de nuevos puestos de trabajo, que requieren de la formación específica en estas áreas.

La Inteligencia Artificial y la ciberseguridad

Uno de los campos en los que la IA va a jugar un papel fundamental es en lo referente a la ciberseguridad.

La utilización de esta tecnología para automatizar la detección de amenazas y patrones de riesgo, así como la respuesta necesaria puede suponer un enorme salto cualitativo respecto a los sistemas de seguridad actuales.

Ahora bien, esto no debería conducir a una eliminación de la participación humana. De hecho, hay voces críticas que aluden a los riesgos de dejar la ciberseguridad en manos de un único algoritmo de AI.

La Inteligencia Artificial para detectar y retener el talento

Uno de los grandes desafíos de las empresas actuales es el de localizar y retener el talento para alcanzar el nivel de competitividad necesario.

En un entorno tan globalizado como el actual, los candidatos tienen a su alcance una enorme oferta de trabajo, que los hace menos susceptibles a permanecer en su puesto.

Gracias al uso de algoritmos predictivos dotados de IA, es posible identificar a aquellos candidatos que reúnen las mejores condiciones, y tienen más probabilidades de consolidarse en su puesto.

Así mismo, también se puede supervisar el desempeño de su trabajo, detectando patrones que indiquen una posible renuncia al puesto, o su idoneidad para una posición distinta.

El apoyo de asistentes virtuales y bots

La utilización de asistentes virtuales controlados mediante la voz ya es una realidad conocida por los consumidores. Sin embargo, el desarrollo de estas herramientas va a permitir mejorar todo tipo de áreas, más allá de la evidente atención al cliente.

Determinados proveedores ya ofrecen soluciones específicamente pensadas para los empleados en sectores concretos, con el fin de ayudar en tareas de investigación, coordinación de equipos, traducción de contenidos, etc.

Vehículos autónomos

Los vehículos autónomos aún no son una realidad. No obstante, se han hecho importantes progresos que invitan a pensar que, en un futuro próximo, las empresas podrán dotarse de medios de transporte controlados por IA.

Los proyectos de Amazon y Google basados en la utilización de drones son tan solo un ejemplo prometedor de la utilización de esta tecnología, que ya cuenta con múltiples iniciativas.

Data Driven Marketing

Por último, vale la pena destacar la creciente importancia de la utilización de algoritmos predictivos de IA para la toma de decisiones por parte de los equipos de marketing y ventas.

Según el caso de estudio “Big Data-Driven Marketing: How machine learning outperforms marketers’ gut-feeling”, publicado por el MIT en 2014, la utilización de estos algoritmos para el análisis de metadatos permitió multiplicar por trece los resultados de un equipo de marketing en la industria de la telefonía móvil. Estos resultados han sido replicados en múltiples ocasiones desde entonces, probando que esta tecnología supone un antes y un después a la hora de ajustar y personalizar las campañas promocionales.

 

Estos son algunos de los ejemplos más sorprendentes y alentadores de la repercusión de la IA en el entorno de trabajo. Pero existen otras muchas aplicaciones como la realidad virtual y aumentada, el análisis de sentimiento en las redes sociales, la machine vision y toda la tecnología referida a la Industria 4.0.

La evolución hacia entornos inteligentes es un paso natural de las empresas. La clave radica en encontrar aquellas aplicaciones que ofrezcan un mayor retorno de la inversión, y una mejoría de la calidad del trabajo.